AJUAR MEGALÍTICO


En las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en los dólmenes aparecen casi siempre los mismos elementos de ajuar, es decir, aquellos objetos, útiles o decorativos, que acompañan como ofrenda a los cadáveres. Aunque es difícil determinar el simbolismo de estos elementos, hay dos categorías fundamentales: los adornos, aditamentos personales sin utilidad aparente, y los utensilios que pueden haber tenido una significación en la vida del difunto o que pueden pertenecer a una "caja de herramientas" para una existencia futura. Al primer grupo pertenecen sobre todo los collares y brazaletes, incluso los bastones de mando o piezas decorativas en hueso o piedra. Al perderse el hilo que mantenía la consistencia del collar, con frecuencia aparecen las cuentas por centenares o millares, fabricadas en diferentes materiales como piedra común, concha, pizarra, lignito o piedras semipreciosas. Las formas y los modelos son diversos, pero casi siempre corresponden a arandelas más o menos elipsoidales.



Los elementos del ajuar que tienen una utilidad aparente son también comunes en los enterramientos megalíticos. Particularmente significativos son las cerámicas, siempre a mano, con formas diversas, sencillas, globulares, a veces carenadas y de mayor decoración. La presencia de la cerámica es mayor y más variada a medida que avanza la cronología.



Otros elementos "prácticos" de los ajuares son las hachas pulimentadas, útiles que se asocian por antonomasia al Neolítico, muchas veces con una función más simbólica que utilitaria. Desde la antiüedad, las hachas han sido consideradas "piedras del rayo", y por lo tanto protectoras frente a las tormentas. Es común que los pastores lleven alguna en el zurrón, o incluso que las coloquen en los tejados de las tenadas.



Asimismo son comunes en los ajuares megalíticos las herramientas elaboradas sobre sílex, no pulimentadas, sino talladas. Abundan tanto los cuchillos como pequeñas piezas geométricas susceptibles de usos alternativos, aunque muchas veces elaboradas con gran precisión para tener una utilidad muy concreta (puntas de flecha, etcétera).



 

Principal